martes, 3 de julio de 2012

EN BRAZOS HASTA LA CIMA

Increíble pero cierto. Spencer West, canadiense de 31 años y amputado de sus dos piernas, logró coronar el Kilimanjaro (5.895 m) tras pasar ocho días ascendiendo con tan solo la ayuda de sus brazos y su silla adaptada en alguno de los tramos. Acompañado porsus dos mejores amigos, además lograron recaudar fondos para una ONG local. West sufrió la amputación de sus dos piernas cuando apenas tenía cinco años, debido a una afectación congénita. Tras alcanzar "el mayor logro de su vida", el alpinista canadiense reconoció que el esfuerzo que tuvo que realizar había sido inimaginable. Un ejemplo más de superación al filo de lo posible.

West tras lograr la cumbre. Fuente AFP


2 comentarios:

  1. Ole, ole, todo un ejemplo de superación... enhorabuena!!! =D

    ResponderEliminar
  2. eso si que es coronar una cumbre.....

    ResponderEliminar